¿Utilizas software de código abierto en la empresa?

La importancia que está adquiriendo en los últimos años la implantación de programas de código abierto en la sociedad ha promovido que el Instituto Nacional de Estadística incluyera en las últimas ediciones de su Encuesta de ‘Uso de TIC y Comercio Electrónico en las Empresas’, una sección más detallada dedicada a indicadores referidos al uso de software de código abierto en el entorno empresarial.

Según los resultados de la última Encuesta (2012-2013) la mayoría de las empresas encuestadas, el 70,5%, utilizan algún tipo de software de código abierto, porcentaje especialmente elevado en el caso de las empresas de más de 250 trabajadores, en las que se alcanza hasta un 85% en su uso.

Destacan los navegadores de internet como la tipología de software libre más utilizado, como Firefox, Opera o Chrome, sumando cerca del 70% de uso. En cuanto a aplicaciones ofimáticas, se percibe una popularización de las encuadradas como abiertas, como las que ofrecen OpenOffice o LibreOffice, elegidas por la mitad de las empresas.

Uso de software de código abierto en la empresa

Fuente: Elaboración propia a partir de los resultados de la Encuesta Uso de TIC y Comercio Electrónico en la Empresa 2012-2013, del Instituto Nacional de Estadística

Los problemas que pueden derivarse de la migración a programas de código abierto y el desconocimiento sobre soluciones análogas en su versión abierta son los principales obstáculos que encuentran las empresas a la hora de decidirse por software libre.

El desarrollo de programas abierto está alcanzando un nivel de madurez muy alto, de ahí que no percoba por parte de la empresa falta de calidad como barrera para decantarse por este tipo de aplicaciones.

Motivos para no usar software de código abierto en la empresa

Fuente: Elaboración propia a partir de los resultados de la Encuesta Uso de TIC y Comercio Electrónico en la Empresa 2012-2013, del Instituto Nacional de Estadística

Recordemos que el uso de software libre en la empresa presenta importantes ventajas, entre ellas la de ahorro de costes al evitar las licencias y la de independencia tecnológica al no depender exclusivamente de un fabricante. Hoy día elegir programas de código abierto es una opción factible, estable y muy beneficiosa para la empresa.