Tres claves para la Virtualización de Escritorios

Los mercados, los nuevos retos de los clientes y las últimas tecnologías conviven en continua evolución. Una dinámica que obliga a los responsables de TI enfrentarse a los nuevos requerimientos de negocio que cambian a gran velocidad, bajo un estricto control en la inversión que han de realizar. En este contexto, la virtualización se presenta como una de las soluciones más eficaces.  

A través de los nuevos sistemas de virtualización, las empresas pueden crear una infraestructura de TI flexible, ahorrando en el coste de licencias de software, servidores y almacenamiento. Además, se garantiza la continuidad de los procesos de negocio e incentiva el crecimiento empresarial.

El escritorio Virtual (VDI) consolida los servidores que soportan los escritorios, lo que tiene como resultado una reducción de costes significativa, como consecuencia de la simplificación de la arquitectura, la centralización de la administración de aplicaciones y actualizaciones.

QVD, como solución de escritorio virtual que se basa en Linux, garantiza las claves que benefician a la empresa en su infraestructura TI: Accesibilidad, Seguridad, Ahorro, a las que añade además sus ventajas propias como solución basada en software libre:

  • Accesibilidad: QVD permite a los usuarios conectarse desde entornos con muy poco ancho de banda. Los usuarios pueden acceder a sus escritorios, programas, carpetas y datos personales de forma remota y segura, ya estén en su casa o en la carretera. 
  • Seguridad: Cualquier tipo de incidencia a nivel de sistema en una máquina virtual sólo afectará al escritorio mientras que la máquina virtual está en ejecución. Esto significa que si un escritorio se ve afectado, simplemente reiniciando la máquina virtual será suficiente para recuperar su estado original. Se asegura la recuperación de desastres instantáneamente.
  • Ahorro: la virtualización de escritorios permite un ahorro en la inversión de hardware necesario (servidores, almacenamiento y equipos), en mantenimiento y soporte. Además, con QVD se hace evidente la reducción de costes gracias al bajo consumo de ancho de banda y a que solventa las costosas licencias de software.

Es un hecho que el presente y futuro de las empresas pasa por la virtualización. Los últimos datos apuntan a que una gran parte de las compañías ya disponen de soluciones virtualizadas o tienen previsto contar con servicios en la nube. En el contexto económico actual buscar alternativas más ventajosas a las tradicionales se presenta como una vía factible para las empresas, encontrando en QVD una alternativa más accesible para optimizar su infraestructura de puestos de trabajo con escritorios virtuales.