Cinco razones para apostar por la virtualización de escritorios

Recientemente leíamos en un artículo que la virtualización del puesto de trabajo ha venido para quedarse, fundamentalmente gracias al potencial que ofrece en funcionalidades, flexibilidad y rendimiento. De ahí que en los últimos años desde las empresas esté aumentando el interés por soluciones basadas en infraestructuras virtuales (VDI, en inglés).

En todos los informes de tendencias TI para 2014 apuntan la virtualización, en sus diferentes vertientes, como uno de los pilares de expansión en la inversión tecnológica de las empresas. Y es que las ventajas de contar con escritorios virtuales en una organización empresarial son significativas. Lo cierto es que la VDI es ya una realidad presente en grandes empresas de todos los sectores, como banca, retail o en la Administración Pública.

De entre las motivaciones para apostar en una empresa por virtualizar los entornos de trabajo, éstas cinco en concreto son fundamentales:

  • Eficiencia: en términos generales un escritorio virtual es más eficiente que los puestos de trabajo físicos tradicionales, ya que ofrece un servicio más rápido, más seguro y a menor coste a medio y largo plazo. Para el usuario final la experiencia es similar que con los PC tradicionales, ya que accederá de la misma forma a sus archivos y programas.
  • Seguridad: los entornos de trabajos virtualizados garantizan que no haya pérdidas de datos ante posibles desastres. Así, por ejemplo, en un caso de fallo de hardware grave, cualquier otro sistema se puede poner en marcha para que el usuario tenga acceso a todos sus datos y aplicaciones de forma instantánea, como si nada hubiera pasado.
  • Flexibilidad: para el departamento TI de la empresa, la gestión de los puestos de trabajo de los usuarios en la empresa se simplifica, permitiendo un mejor control de los accesos, una gran rapidez de creación de nuevos escritorios y facilitando la administración de aplicaciones y programas para cada usuario.
  • Acceso ‘everywhere’: el hecho de no necesitar equipos físicos da la posibilidad de que cualquier usuario de una organización acceda a su escritorio, con sus archivos y aplicaciones, prácticamente desde cualquier tipo de dispositivo, portátil, Tablet o móvil, haciendo realidad el BYOD.
  • Ahorro de costes: usando un VDI el ahorro se materializa en diferentes puntos, por un lado, en cuanto a una menor inversión en hardware necesaria, ya que todo el procesamiento y la memoria se gestiona directamente por el VDI. Por otro lado, el coste energético derivado de esta infraestructura será, en consecuencia, también menor. Si, además, contamos con la posibilidad de utilizar entornos Linux para atender a los usuarios en lugar de software privativo, el balance financiero de la empresa en la inversión TI será muy significativo.

Y si todavía queda alguna duda acerca de las ventajas de la virtualización de escritorios, nuestro equipo de desarrollo de QVD, nuestra solución de escritorio virtual, te ayudará a resolver todas las cuestiones.